Make your own free website on Tripod.com

Clase del Profesor Mendoza

La Linea
Introducción al dibujo
Materiales Utilizados
Dibujo
Tareas Especiales
Educación Estética y Artística
Dibujo Constructivo F.M.
Las Mejores Láminas
Proyectos Estudiantiles
Miembros Creadores

La línea como tal es invisible, pues es el trazo que deja el punto al moverse, lo que lo convierte de estático a dinámico; por lo tanto la línea es el producto del punto. Entonces podemos definir a la  línea como el derivado del punto.

 

El origen de la línea es proveniente de las fuerzas del punto, sus formas dependen del número de esas fuerzas y de  su combinaciones, pero todas las fuerzas del punto, productoras de esas líneas en definitiva, pueden reducirse a dos: Fuerza única y dos fuerzas; la fuerza única con un efecto único o continuado de ambas fuerzas, que se alternan y el efecto simultáneo de ambas fuerzas.

 

Una primera forma de línea puede generarse cuando una fuerza venida del exterior hace que el punto se dirija a cualquier dirección; la dirección permanece sin variación alguna y la línea tiende a prolongarse indefinidamente, es tal la recta que puede observarse la forma más simple e infinita de movimiento.

 

La tensión o movimiento aporta solamente una parte del movimiento, la otra la forma la dirección. Así, pues, tenemos que los elementos en la pintura son las huellas que se hacen presente bajo el aspecto de tensión y dirección.

 

El punto está constituido sólo por tensión, ya que no tiene dirección alguna. De esta misma forma cuando analizamos el color, observamos que algunos se diferencian por la dirección de las tensiones. La tensión es la fuerza presente en el interior del segmento que aporta una parte del movimiento activo.

 

La línea horizontal es la forma más simple de la recta. En la percepción humana corresponde a la línea o al plano sobre el cual el hombre se desplaza.

Es entonces, la base que protege, fría y susceptible de ser continuada; podemos definir a la línea recta como la forma más limpia de la infinita posibilidad de movimiento.

El opuesto de esta línea es la vertical, y ésta a su vez es la forma más limpia de la infinita calidad de movimiento.

 

La diagonal es el tercer tipo de línea recta.  Su  tendencia  hacia ambas es equivalente a la reunión de frío y calor, conformando de esta manera la forma más limpia del movimiento infinito y templado.

 

Tenemos tres tipos de forma en la recta, y se distinguen entre sí por la temperatura. Esta formas son:  frías, cálidas y frías, y son las formas más puras de las posibilidades de movimiento infinito.

 

Las otras rectas son sólo desviaciones mayores o menores de las diagonales. De todo este conjunto surge la estrella de las rectas, estas a su vez pueden volverse más densa, de manera que las intenciones forman un centro en el cual nace un punto que parezca crecer, deslizándose más líneas sobre otras, dando origen a una nueva forma: Un plano con clara figura de círculo. Esta es una propiedad especial de la línea: su poder de formar planos.

 

La rectas libres nunca llegarán a un equilibrio de frió y calor por la diferencia de temperatura.

 

En los colores amarillo y azul existe cierta afinidad entre la tensión de las libres acéntricas y los colores cromáticos, y son ellas las primeras en poseer esta facultad especial. En el plano cortado, la conexión se posibilita sólo en el caso de que la línea no toque los colores externos.

 

En los colores blanco y negro llamados acromáticos y que hoy día les decimos incoloros, son silenciosos. En ambos, el sonido se encuentra reducido a un mínimo. Blanco y negro quedan fuera de la gama del color,  también en la horizontal y vertical ocupan un lugar especial entre las líneas, ya que en su posición central son irrepetibles y permanecen, por lo tanto, solitarias.

 

La escala cromática va de blanco a negro y bajo el aspecto de la temperatura observamos que el blanco es cálido, mientras que el negro no lo es en lo absoluto; el blanco y el negro se distinguen por elementos de altura y profundidad, y esto permite identificarlos como vertical y horizontal.

 

El rojo: este distingue al amarillo y al azul, por situarse firme en el plano. A diferencia de la línea vertical y horizontal posee una mayor tensión, colocándose decididamente sobre el plano. El rojo, el verde y el gris son compatibles en diversos sentidos: rojo y verde forman la transición entre el azul y al amarillo, y el gris entre el negro y el blanco (teoría de los colores).

 

El punto en reposo se define como unitonalidad de punto y plano cuando se ubica en el centro de un plano.

 

En el terreno de las líneas la acción de dos fuerzas puede darse de dos maneras: a) Las dos fuerzas activas actúan por separado (efecto alterno); b) Ambas fuerzas actúan juntas (efecto simultáneo). 

 

La dramatización crece conforme a esto, y así surgen líneas puramente dramáticas. Así, el campo de las líneas encierra la gama total de sonidos: desde el frío lirismo del comienzo hasta el cálido dramatismo del final. Cada imagen del mundo exterior puede expresarse en líneas.

 

El punto es igual a reposo. La línea es igual a tensión interna móvil nacida del movimiento. Ambos elementos dan origen a cruzamientos y combinaciones que constituyen un lenguaje propio. Todo este conjunto origina diferentes ángulos, sonidos, ritmos.

 

En la arquitectura, escultura,  pintura,  poesía,  ingeniería, en la naturaleza se basan en líneas. Y aunque arte y naturaleza siguen caminos diferentes, ambos tienden a la misma finalidad con respecto al hombre: esfuerzo mínimo para un resultado máximo.

Bajar Archivo

El Águila
aguilalinea.jpg
Enrique Cornejo Robledo

Para mas informaciòn, consulte al Profesor Mendoza...